El Escudo Imprimir Correo electrónico

 

EL ESCUDO DEL COLEGIO OFICIAL DE PERITOS E INGENIEROS TÉCNICOS INDUSTRIALES

Juan Delgado Monsalve
Perito e Ingeniero
Técnico Industrial
Promoción 1963/1964
Sevilla.

 

Es su emblema heráldico, sello que representa al Organismo y distintivo honorífico que vincula a los profesionales con su Institución. La Heráldica es el arte de explicar y descubrir los escudos, ya sean de armas o de cualquier otra actividad; cada señal o piezas que entran en su composición suponen una insignia de honor, suma del esfuerzo desarrollado por sus miembros en beneficio de la sociedad a la que pertenece, lo cual produce una glorificación para su conjunto.

 

A continuación se analiza cada uno de los objetos que compone este Escudo:

El Regulador de Velocidad, mecanismo que ordena y normaliza el movimiento de una máquina o algunos de lo órganos de ella.
Las bolas se separan más o menos del eje, provocando el deslizamiento del manguito que acciona un freno según la velocidad que adquiere.
Los profesores de mecánica, recordaban como símil la figura de la bailarina sobre hielo, en acelerado giro, provocado por el movimiento de sus brazos.
Lo adoptaron como símbolo de su profesión, los Técnicos en la Especialidad de Mecánica; los que hicieron posible la motorización de nuestra Nación en aquellas industrias de PEGASO y BARREIRO, donde tanta aplicación se le dio a este Regulador en los embragues de los motores; también los que dirigieron los talleres de las célebres Fábricas de Artillería, Astilleros, Construcciones Aeronáuticas y otras que sirvieron de base para el desarrollo industrial de nuestros pueblos.

También aparece un Electroimán, un imán artificial que consta de un núcleo de hierro dulce, rodeado de una bobina de hilo de cobre, por la que pasa una corriente eléctrica; del mismo parecen escaparse las líneas de fuerza magnética en forma de flechas; es la energía que se induce en los generadores de corriente eléctrica, que luego se transforma, y más tarde nos da luz y calor.
“Una luz” que sustituyó a la de las candilejas y el quinqué en los oscuros hogares, y ello fue posible porque los Técnicos en la Especialidad de Electricidad montaron Centrales que generaron corriente eléctrica mediante vapor de agua que se inyectaba en una turbina que a la vez movía el rotor del Generador e inducía corriente eléctrica en el estator compuesto por electroimanes.
Símbolo representativo de los Técnicos en la Especialidad de Electricidad, los que posibilitaron que esta energía fuese un bien principal de los seres humanos.
La primera luz que llegó a los hogares fue todo un acontecimiento de asombro para las personas:
Sobre postes de madera y aisladores de porcelana se pusieron dos hilos de cobre que salían de la “fábrica de electricidad” y entraba en la casa; a su final se conectaba una bombilla, que con frecuencia explotaba como una bomba, de ahí su nombre. “El de la luz” todos los días al atardecer, se pasaba por las casas de sus clientes, y mediante pago de una moneda, les encendía su luz.

Representa un artilugio de Electrolisis, el mismo hace distinción de la doble polaridad de la corriente continua, es un ingenio productor de cargas eléctricas de distinto signo: Electrones y Positrones, que a su paso por una sustancia en disolución, descompone los elementos que la forman.
Al agua la convierte en hidrógeno y oxígeno, a los metales los libera de sus compuestos, etc.
Puede simbolizar también una Pila Voltaica donde la energía química de los elementos de su composición se transforma en energía eléctrica. La función Química de la Electrolisis se realiza en uno u otro sentido.
Los Técnicos en la Especialidad de Química lo adoptaron como símbolo, aquellos que en sus laboratorios de ensayos facilitaron el mejor desarrollo a la industria de la Siderurgia. Transformados Plásticos y a otras muchas.

El Huso y la Lanzadera, representan a los de la Especialidad Textil.
El Huso es un instrumento manual, generalmente de madera, de forma redondeada, más largo que grueso, que va adelgazándose desde el medio hacia las dos puntas y sirve para hilar torciendo la hebra y devanado en el lo hilado.
La Lanzadera es una pieza de cerámica en forma de barco con una canilla dentro que usaban los tejedores para tramar también disponen de ella las máquinas de coser.
Aquellos que se especializaron en la Industria Textil posibilitaron el hilado de la lana, el lino, el algodón y la seda, y la confección de tejidos que nos permite disfrutemos de variadas ropas, donde prender la insignia de nuestra Ingeniería Técnica.

Los símbolos descritos se presentan orlados por una rama de Laurel y una Palma u hoja de palmera, ambas unidas en la base de Escudo, mediante Lazo de Seda, distintivo de la bandera nacional.

Todo ello queda al amparo de la Corona Real, símbolo del Reino de España.
El análisis del Escudo ha quedado terminado, por separado cada símbolo tiene su importancia, sin que uno desmerezca o supere a otro, pero la importancia está en la colaboración de toda la ingeniería Técnica, en el conjunto, representado por nuestro Colegio Oficial. Para completar la heráldica que representa este escudo es conveniente describir también su “Marco” en el ambiente de la época en que fue generado, y con el panorama como aspecto de conjunto que por entonces presentaba el acontecer de nuestra historia:

Las Escuelas Politécnicas fueron necesidades de un época, tras las Revoluciones Industriales de la Inglaterra del siglo XVIII, que motivaron un desarrollo ciudadano que cogió de sorpresa al resto de una Europa sumida en las labores agrícolas.

Por entonces España estaba gobernada por un régimen feudal que se inició con la Reconquista a partir del año 722 y había ido creciendo a medida que avanzaban los dominios cristianos de las tierras hispanas.

Cuando en Europa se inicia la llamada Revolución Industrial, a España le sorprendió en una época de un estado de abandono del Imperio de los Austria y en el desalojo de todas las Colonias Americanas y Filipinas, en una plena ruina administrada por los validos de Felipe III y Felipe IV, Duque de Osuna y Duque de Olivares.
La Revolución Francesa (1789-1799) hizo posible que las personas alcanzarán la dignidad que todo ser humano merece, y fue Napoleón Bonaparte el artífice de la abolición del Feudalismo Europeo y por tanto, fue el que facilito las bases sociales para redimir a las personas esclavizadas y dignificarlas con un trabajo que le permitiera su sustento.

Unos tiempos de una España arruinada, en que los franceses nos habían liberados de la esclavitud feudal, pero nos propició otro desastre como el de la Batalla de Trafalgar en octubre de 1805 contra los ingleses.
Por otra parte, en nuestros pueblos se iniciaron las revueltas campesinas, porque la mayor parte de las tierras estaban en poder de la iglesia y de la Nobleza, los obreros empiezan a exigir mejores condiciones de trabajo a una Administración que sólo atendía el cobro de impuestos y no facilitaba medios con qué pagarlos.
Es a partir de tantos acontecimientos negativos cuando los gobernantes se dan cuenta de que el mejor desarrollo de las poblaciones se consigue con la preparación técnica de un conjunto importante de sus ciudadanos, los cuales serían soporte de una evolución empresarial y de unas condiciones que permitieran el progreso social que los muchos siglos de feudalismo habían negado.
    
Así, a nuestros pueblos, aunque con retraso, le llega la hora del desarrollo industrial; la poca burguesía existente, aquellos de clase social formada especialmente por comerciantes y artesanos, envían a sus hijos a estudiar a la capital, y entre ellos estamos los que un día conseguimos un título de aquella Escuela Industrial, de Capacitación Técnica, Perito o Ingeniería.
En España no existieron las circunstancias propicias hasta bien pasado los acontecimientos de las Cortes de Cádiz de 1812, cuando ya el mundo desarrollado de la técnica llevaba un siglo expresándose en alemán e inglés.
Las primeras Escuelas Industriales se establecieron en la época del reinado de Isabel II, allí llegaban nuestros antepasados en los medios de locomoción que disponían: unos andando, otros en burros y carros, bicicleta, y muy pocos motorizados, porque el motor había que construirlo antes por los técnicos que estudiarían en aquellas Escuelas.
Estos centros se dotaron de aulas para el conocimiento y talleres para practicarlos; de una y otra saldría el Ingeniero Técnico: las personas que discurren con ingenio las trazas y modos de conseguir o ejecutar los proyectos técnicos que se les presenten.
Los que adquirieron conocimientos especiales para hacer de las ciencias y las artes una aplicación real de su oficio y determinada habilidad para usar los procedimientos precisos en la ejecución de la obra.
Escuelas, Facultades y Colegios Profesionales, como Organismos Oficiales de la Administración Central, constituyeron su Heráldica o emblema representativo, cuya estampación en sus documentos favorece su identificación y legaliza su contenido como pertenencia al Estado de la Nación.

Nuestro Colegio Oficial de Peritos e Ingenieros Técnicos Industriales adoptó las simbologías de cada una de las Especialidades que se impartían en las primeras Escuelas Industriales de la España donde se formaron sus miembros; símbolos que se recogen en el escudo de sus heráldica colegial y que se identifica con las mismas.

En los actuales tiempos de nuevas Especialidades, es posible que puedan sentirse algunas poco representadas en este escudo; pero las heráldica debe atenerse a los acontecimientos históricos que la fueron generando y permanecer en las menos modificaciones posibles en recuerdo del pasado, al igual que sucede con los escudos de las ciudades o nación a las que se pertenece.
Los triunfadores en todas las ciencias y artes fueron coronados con ramas de laurel como premio por su triunfo, hojas de un árbol siempre verde, protegido por el dios del trueno al que no daña con sus rayos según la mitología.
En la vida profesional también puede recordar aquello de “dormirse en los laureles” que sucede cuando alguien se descuida en la actividad emprendida, confiando en los éxitos que ha logrado.
La Palma también representa símbolo de gloria y triunfo de domingo de Ramos. Para que estos dos símbolos de gloria no se conviertan en vanagloria de unos y de otros, se unen ambas ramas mediante lazo de seda, producto de un trabajo realizado en la constancia y confiado en el futuro beneficio de los que nos reemplacen.
Aquellos que consiguieron la aptitud y el merecimiento de tan preciada Insignia fueron los artífices de la transformación de la España campesina en industrial; los Peritos e Ingenieros, los Técnicos que empezaron a formarse en las Escuelas Industriales desde mediados el siglo XIX y que luego se pusieron al frente de obreros especialistas y maestros industriales, personas todas ilusionadas por el progreso y en el ingenio de la aplicación de las mejores técnicas.
Tras los centros de enseñanza, se crearon los Colegios Oficiales para dar amparo legal a los profesionales Técnicos titulados; el Colegio los distinguía con la imposición de la insignia de la profesión y de sus instituciones, y así quedó fundamentada su heráldica, con los símbolos que mejor representaba a aquellas Especialidades que fueron básicas para el desarrollo Industrial de España.
    

Publicado en SEVILLA TECNICA
Revista del Colegio de ITI de Sevilla

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para ayudarnos a hacer este sitio web mejor. Para obtener más información sobre las cookies, consulte nuestra política de privacidad en este enlace. . Aviso legal, politica de privacidad y cookies.

Acepto las cookies de este sitio.

EU Cookie Directive Module Information